miércoles, 11 de junio de 2014

EL TIEMPO

La semana pasada iba al trabajo, después de dejar a Daniela en el colegio, y de repente me vino a la cabeza la casa de la Fundación de Las Palmas. Fue un recuerdo claro y muy intenso. Recordé la habitación de dos camas que acababan de pintar con una pared morada. Recordé la madre con la niña de cinco años que vivió con nosotros una larga temporada. Recordé el olor de la cocina. La sensación de pánico cuando llegaba bastante tarde para intentar dormir un poco después de intentar explicarle a Carlos que prefería dormir en un incómodo sofá a su lado antes que en una casa vacía e impersonal, ya que eso me asustaba demasiado…
Fue un recuerdo muy real… Y eso es lo que tengo ahora, imagino. Imágenes y sensaciones que se me vienen a la cabeza por un olor, un sabor, una sensación, una palabra… Te hacen volver atrás para vivir de nuevo un tiempo que fue muy duro y que ahora ya no duele de la misma manera.
Ha pasado otro año y a pesar de los estragos y los cambios en tu interior que hace el paso del tiempo, no sé por qué, pero hoy me siento enfadada con el mundo. Sin querer estoy apática, distante, triste, a pesar de que ese dolor inicial haya disminuido… El dolor no desaparece, se convierte y es ese dolor el que te hace recordar y, a veces, lo agradeces…
Pasa el tiempo y avanzas, aunque en momentos sigas sin saber hacia donde. Pero avanzas. Y mejoran cosas aunque hoy, por culpa de mi enfado y tristeza inconsciente, no sea capaz de describirlas. El tiempo hace magia y, como dicen, lo pone todo en su sitio… Quizá por eso, mi amor, a veces solo dejo que pase el tiempo para que, algún día, me vuelva a poner a tu lado y estemos de nuevo juntos…
Te quiero, siempre… Y Daniela también lo hace, también te quiere de aquí a la luna y vuelta. Yo la enseñaré a hacerlo, se parece tanto a ti...

14 comentarios:

  1. Gracias Ana por contarnos tus sentimientos. Aunque hoy estés triste y enfadada, sabes que la vida nos quita unas cosas para darnos otras y pese a que lo ideal sería tenerlo todo a la vez, a veces no ocurre eso. Deseo que tus días "malos" sean cada vez menos y que te refugies en Daniela para que nuestro Capitán pueda sonreir al veros felices.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por seguir compartiendo. Pese a todas las circunstancias y los días malos, los días de enfado... y todo lo demás... que es normal.. pese a eso, es bonito seguir leyéndote.

    Un abrazo para ti y para Daniela

    ResponderEliminar
  3. Ana el tiempo pasa es verdad,más es evidente que tu amor no tiene tiempo,le amarás siempre,agradezco que el tiempo haya cambiado un poco tu dolor y puedas vivir,por ti ,por el por Daniela,siempre te recuerdo,te pienso,te mando mi deseo de corazón de que estés bien.Un abrazo grande,y bueno a seguir en el día a día,hoy hubo enfado y tristeza,mañana estarás más fuerte,y cuando toque recordar pese a lo feo también revivirás lo bello,daniela lo ama que hermoso es eso! son una familia,y el las cuida.

    ResponderEliminar
  4. No te imaginas cuánto me acuerdo de vosotras. Y no te haces una idea de cuánto te admiro

    ResponderEliminar
  5. Querida Ana. Cuanto tiempo sin saber de ti ! Gracias por compartir con nosotros estos sentimientos. Aunque sea en la distancia, aunque no nos conozcamos personalmente, aunque para ti seamos solamente un nombre en tu blog, tenemos con vosotros i con Carlos principalmente, una deuda enorme por compartir su lucha i transmitirnos su inmensa calidad humana.
    Muchos besos para Daniela i para ti.
    Un pedacito vuestro ocupa un lugar importante en nuestros corazones.
    Hasta siempre !

    ResponderEliminar
  6. Nosotros tambien le recordamos a diario. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  7. Chog Ana anoche soñó con carlos cuando teníamos 20 ó 21 años y hacíamos los preparativos para ir a mayorca con todos los Pepes y he despertado super feliz.
    Espero que tonto Dani como tú estéis fenimenal.
    un abrazo. Teotihuacan.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por compartir tus sentimientos. Os mando besos y abrazos desde Los Angeles.

    Jean

    ResponderEliminar
  9. Increiblementes guapetonas madre e hija. un abrazo desde Denver
    Diego Pepegang

    ResponderEliminar
  10. Que Dios este siempre presente en vuestras vidas y que os proteja de todo mal y os bendiga siempre.
    Un saludo y remembers de Pedro, también un pepeganga

    ResponderEliminar
  11. Ana me alegro mucho de poder volver ha escuchar tu sentimintos ya que me encanta poder leer siempre tus palabras de cariño ha tu marido el cual es y sera siempre un hombre marabilloso y eso que no le conozco pero lo poco que he podido leer he podido descubrir que era un gran hombre que tenia grades personas como su mujer sus amigos familiares y haora su hija la cual por cierto esta preciosa y que cada vez se parece tanto tanto ha su padre , por que si se parece un monton sobre todo en esa sonrisa precisa que tiene, se que es duro no tenerle cerca pero casi casi simpre le tienes cerca ya que el es el angel que os cuida cada dia.

    ResponderEliminar
  12. Hola Ana, hace tiempo que no escribes. Espero que todo vaya genial y que, simplemenete ya no necesitas pasar por aquí. Un abrazo a las dos.

    ResponderEliminar
  13. Hola Ana pasaba por aquí veo que no esribes,espero que la vida vaya mejor,el dolor estará ahi pero te deseo con el corazón que el dolor no esté solo sino con muchas sonrisas!

    ResponderEliminar
  14. Hola Ana pasaba por aquí veo que no esribes,espero que la vida vaya mejor,el dolor estará ahi pero te deseo con el corazón que el dolor no esté solo sino con muchas sonrisas!

    ResponderEliminar